.

martes, 9 de junio de 2020

MANUEL CARBALLAL. INTRODUCCIÓN Al CUADERNO DE CAMPO: TRAFICANTES DE ILUSIONES


TRAFICANTES DE ILUSIONES: 
CUANDO MISTERIO 
SE ESCRIBE CON M DE MENTIRA


En 2017 la siniestra palabra posverdad fue incorporada al diccionario de la Real Academia Española (RAE).

Según la RAE se entiende por posverdad la “distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales”.


El término tiene su origen en el contexto político, pero en el siglo XXI el uso de la posverdad o mentira emotiva se ha traspolado a la economía, el periodismo, el comercio, el derecho… y el misterio. Cualquier ámbito en que “la distorsión deliberada de la realidad, en la que unos hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales” resulte rentable.

Que vivimos rodeados de mentiras no es ningún secreto. De las preferentes a Milli Vanilli, pasando por el “Hombre de “Piltdown”, las “Piedras de Beringuer”, el Forum Filatélico, los EREs de Andalucía, las fake news, etc. Nos hemos acostumbrado a vivir en la mentira.

En los últimos años, algunos personajes muy mediáticos convirtieron la posverdad en arte. Tipos como Paco Sanz, el hombre de los 2.000 tumores o Fernando Blanco, el padre de la niña enferma Nadia, obtuvieron millones manipulando nuestras emociones y creencias. Sin embargo, no aprendimos nada.

Si es posible engañar en el mundo de la televisión, la banca, la política, la economía o la ciencia, donde se supone que existen controles más rigurosos para acreditar un currículum profesional o académico, en el mundo del misterio la mentira es mucho más fácil. Porque no existe ese control.

Cualquiera puede autodenominarse astrólogo, vidente, ufólogo, médium, sanador, psíquico, contactado o incluso divulgador o investigador de anomalías, sin que nadie pueda exigirle una titulación que lo acredite como tal. Porque esa titulación no existe.

Durante las últimas tres décadas he tenido la oportunidad de conocer personalmente a todos los psíquicos, médiums, contactados, videntes, curanderos y paragnostas relevantes de España y también muchos extranjeros. Así como a los divulgadores e investigadores que los catapultaron a la fama. Y lamento decir que la inmensa mayoría resultaron ser unos estafadores.

Algunos de estos personajes fueron proyectados al estrellato de lo paranormal por conocidos, queridos y respetados divulgadores e investigadores del misterio.

A unos les llenaban horas de emisión. A otros les hacían vender revistas y libros. Y a algunos les permitían afianzar sus prejuicios y creencias, al considerar que tal o cual “psíquico” certificaba sus postulados sobre lo paranormal. Y cuando desvelamos que todo era un fraude, hubo quien encajó los hechos con deportividad y quien, por el contrarío, prefirió matar al mensajero, defendiendo lo indefendible.

Las reacciones que vas a descubrir, ante algunos de los escándalos más sonados de la historia de las anomalías en España, también nos enseñan mucho sobre alguno de los referentes de estos temas en nuestro país.



¿Qué tienen en común un policía, un famoso ex actor, un humilde hombre del campo, un audaz ejecutivo y un prestigioso académico, todos ellos locuaces, convincentes y poseedores de “pruebas irrefutables” de sus experiencias extraordinarias? Que todos ellos eran y son traficantes de esperanzas. Nuestras ilusiones más íntimas.

Personajes sorprendentes, que obtuvieron el aplauso y el apoyo de investigadores, divulgadores y académicos de gran fama y prestigio. Arrastrando con ellos a millones de lectores, televidentes y oyentes, que creyeron en sus promesas, por los avales que presentaban.

Son solo cinco ejemplos. Hay miles. Pero he escogido estos cinco casos, extraídos de mis diarios de investigación, porque todos y cada uno de ellos nos enseñó algo. Nos aportó una moraleja, aunque esta haya sido redactada con lágrimas y sangre.

Y a la vez, cada caso, nos obligó a utilizar la imaginación, a buscar nuevas herramientas para la investigación de anomalías. O a adaptar las que ya nos ofrecen las diferentes ciencias. En definitiva, a utilizar el “pensamiento lateral” para enfrentarnos a cada situación, hasta conseguir hackear el fraude.

Este cuaderno de campo es por tanto, de alguna forma, un manual heterodoxo de nuevas técnicas de investigación de anomalías, confeccionado sobre el terreno y en base a la experiencia personal. Porque cada uno de los casos que incluye nos enfrentó a situaciones insólitas. Que a veces más parecerán una crónica detectivesca, que un ensayo sobre anomalías.

Pero lo que te voy a pedir en este cuaderno es que me acompañes en un viaje a la decepción. Soy un buen guía porque conozco perfectamente el camino. Lo he recorrido en infinidad de ocasiones y estoy familiarizado con cada curva, bache y obstáculo de la ruta.

Es un paisaje árido, triste, amargo. Un territorio hostil donde la honestidad no es bienvenida.

Pero te prometo que, como en cada viaje difícil, regresarás más fuerte, seguro y maduro. Porque cuando te secas las lágrimas que te nublan la visión y recuperas el resuello tras la angustia de la decepción, aprendes tanto, tantísimo, sobre la naturaleza humana y sobre ti mismo, que el viaje habrá merecido la pena.

YA A LA VENTA:

Puedes adquirir Traficantes de Ilusiones en:

etc.

COMPRAR AHORA por Paypal (Envío certificado a España incluido)
 


0 comentarios:

Publicar un comentario

COLECCIÓN CUADERNOS DE CAMPO

COLECCIÓN CUADERNOS DE CAMPO

.