.

miércoles, 15 de abril de 2020

OVNIS: NO ES IMPRESCINDIBLE BUSCAR AL MARCIANITO...



Experiencias impactantes 

Sencillo, humilde y emotivamente puro, Juan Minguela puede ser tachado, y de hecho lo ha sido, de ignorante o fabulador. ¿Pero puede decirse lo mismo de un piloto de transporte militar y comercial con centenares de horas de vuelo? 

Probablemente todos los lectores recuerdan el famoso «Incidente de Manises». El 11 de noviembre de 1979 un "Super Caravelle" de la compañía TAE era perseguido por Ovnis. Su piloto, el comandante Javier Lerdo de Tejada fallecía, víctima de un cáncer de laringe, a principios de 1990. Pocos meses después tenía la oportunidad de entrevistarme con su hijo Javier, y su hermano Felipe Lerdo de Tejada, quien también ha volado, aunque hoy dirija una empresa de transportes en Madrid. 


M. C. - Su hermano se salió de su ruta Palma de Mallorca-Las Palmas, aterrizando en Valencia, con todos los problemas que ello acarreó a los más de 100 pasajeros que llevaba. Supongo que tuvo que impresionarle mucho lo que vio. 

F. L. de T. - Mi hermano era piloto militar. Había volado desde los DF-3 y en los «hidros». Incluso voló bajo disparos en el Sahara. O sea que estaba acostumbrado a volar sobre tierra, sobre mar, bajo fuego de ametralladoras; alguna vez aterrizó con agujeros de bala en el fuselaje. Era una persona curtida, así que lo que vio allá arriba debió impresionarle bastante más... 

M. C. - Supongo que eso le afectaría mucho emocionalmente. 

F. L. de T. - No quería ni acordarse. Le afectó bastante. Incluso le invitaron a Houston para hablar de esto, pero él no quería hablar. Y su segundo de a bordo tampoco. Lo sé porque volé con él. 

Evidentemente la experiencia del comandante Lerdo de Tejada fue impactante, más quizás de lo que nos imaginamos. Su hermano nos confirma tímidamente aquel rumor de que durante el avistamiento el comandante y su segundo, al igual que el "piloto de combate del caza F-1", que salió de la base de Los Llanos (Albacete), habían escuchado unas voces, unas voces extrañas que les hablaban.

Resulta innegable que, cuando accedes a estos testimonios de los labios de los propios testigos, en primera persona, entiendes que tras esos casos que, fría y metódicamente clasificamos en nuestros archivos, se esconden auténticas vivencias emocionales. Experiencias, intrínsecamente «transcendentes» al menos para quien las vive, que pueden controlar su vida. Esa enorme carga zonal del fenómeno es un aspecto al hoy incomprensiblemente olvidado, y que a mí me parece de transcendental importancia, porque lo mas fascinante es que no es imprescindible buscar al "marcianito" para reconocer la importancia del fenómeno. Y sobre todo no quedarse limitado y anclado en el Ufo. que no que la puntita de un inmenso iceberg.

Teso cuidado! Precisamente ese componente emocional es la herramienta que ciertos intereses utilizan para manipular a masas de «ufoidólatras».

También hemos de transcender al Ovni, y si conseguimos cerrar el ciclo, volveremos a encontrarnos en el principio: con «el testigo», el ser humano simple y desnudo.

Quizás en él esté la respuesta que buscamos desesperadamente entre las estrellas, cuyo brillo cegador a veces nos impide ver la Tierra.



0 comentarios:

Publicar un comentario

COLECCIÓN CUADERNOS DE CAMPO

COLECCIÓN CUADERNOS DE CAMPO

.