LA VIDA SECRETA DE CARLOS CASTANEDA: ANTROPÓLOGO, BRUJO, ESPÍA, PROFETA.

LA VIDA SECRETA DE CARLOS CASTANEDA: ANTROPÓLOGO, BRUJO, ESPÍA, PROFETA.
PARA MÁS INFORMACIÓN Y Y COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

.

lunes, 20 de abril de 2020

LUCES ROJAS: MANUEL CARBALLAL Y EL CINE



P -  Manuel ¿Cómo fue tu encuentro con Robert de Niro? 

M. C. -Anda ¡Hostia!, pues fue muy simpático. Porque a mí me había contratado Rodrigo Cortés… Fue una historia muy divertida, porque Rodrigo llevaba preparando el proyecto de Luces Rojas desde mucho antes de Buried. El llevaba preparando Luces Rojas desde que hizo El Concursante. Entonces, un día recibo un email, de un tío que yo –perdón Mikel, confieso mi ignorancia- no sabía ni que existía, un tal Rodrigo Cortés. Y me dice que es director de cine, que ha hecho unas cuantas cosas y que le gustaría hablar conmigo sobre el tema de los fraudes paranormales y del ilusionismo. Y yo, bueno vosotros ya lo sabéis, soy muy accesible, yo siempre digo que si a todo… Y entonces le digo, bueno, si, si, quedamos y cuando vaya a Madrid nos conocemos. 


Quedamos en un VIP’S me acuerdo, y me aparece un tío un poco esteriotipado, con la gorra al revés, como se supone que la llevan los directores de cine en las películas de los años 20. Y ese era Rodrigo Cortés. Y me encuentro con un tío que tenía una formación sobre estos temas que me desconcertó para ser un simple director de cine, entre comillas lo de simple, porque se veía que había hecho los deberes. Que había leído muchísimo, que se había informado muchísimo y que quería, digamos, una referencia de alguien que siendo mago, ilusionista, se dedicase a investigar fenómenos paranormales. Y tuvimos una serie de reuniones en Madrid. 

Él tuvo la amabilidad de mandarme una copia en DVD de su primer largometraje, El Concursante, y flipé cuando vi que realmente era director de cine de verdad. No es hubiese que hecho un par de cortos, joder, ya había hecho un largometraje con Leonardo Sbaraglia, con actores conocidos. Entonces empecé a tomármelo un poco más en serio ¿no?. Pero de repente llega el proyecto de Buried, que es una obra de arte. Porque es alucinante hacer un largometraje solo con un tío en una caja. Esto es algo que yo creo que no pueden decir muchos directores de cine de ningún país del mundo. Y cuando el proyecto inicial de Luces Rojas, que iba a ser una película española, se convierte en una película americana de alto presupuesto, con Sigourney Weaber, con Cillian Murphy, con Robert de Niro, con Sbaraglia, bueno con un plantel de lujo, Rodrigo me vuelve a llamar. 

En principio, inicialmente, a mi me contratan para formar a Cillian Murphy, que es el protagonista de la película, no vamos a hacer spoiler, pero digamos que el actor tenía que conocer, que estar familiarizado con los trucos de mentalismo, de ilusionismo y de prestidigitación que aparecen en la película. Los trucos, las rutinas que llamamos en ilusionismo, las rutinas de mentalismo que aparecen en la película se las enseño yo. Y un día que llego al rodaje, que se hizo una parte en España y otra parte en América, me acuerdo perfectamente, me mandan un taxi al aeropuerto del Prat, para llevarme al set de rodaje y cuando llego allí estaba grabándose una escena, en concreto de Robert de Niro que hace el papel de un psíquico, de un mentalista ciego en Luces Rojas, yo… me da un poco de apuro pero bueno, reaccioné supongo que hubieseis reaccionado todos, cuando llego al set de rodaje y veo a Robert de Niro, joder ¡Robert de Niro en carne y hueso!, lo primero que hago es llamar a mi madre para decirle: ¡Mamá, mamá, que estoy al lado de Robert de Niro!. Claro, mi madre, que era muy escéptica me dice: ¡Bah, que dices, ya estás con tus tonterías! Que no mamá, que no, que es Robert de Niro... 

Bueno, cuando termina de grabar la escena Robert de Niro, vienen Rodrigo y Susana a saludarme. Hola Manuel, ¿Qué tal el viaje? Muy bien… Y entonces le expliqué -estaban rodando una escena en la película que es cuando el personaje de Robert de Niro está siendo sometido a una serie de experimentos en laboratorio sobre doblaje de metales y efectos telecinéticos-  a Rodrigo Cortés, que en el mundo de la magia siempre estamos aprendiendo, siempre aparecen nuevos efectos, nuevas rutinas, y yo cuando iba por Barcelona siempre pasaba por Mágicus, que es una de las tiendas de ilusionismo que frecuento, y le comenté a Rodrigo que allí justo había aprendido una nueva rutina, un nuevo efecto de doblaje de metales que era muy espectacular y que es una pena no haberlo sabido antes porque habría sido interesante. 

Y Rodrigo me dice: “Oye y tu le podrías…”. Esto va así, de verdad… Me dice: “¿Oye y tu le podrías enseñar esto a Bob? Y yo le digo: ¿A Bob? ¿Qué Bob? ¿Quién es Bob? Bob de Niro. Claro, Robert de Niro, pero ¿que yo le enseñe a Robert de Niro? Entonces surgió que improvisando sobre la marcha, hay una escena que recuerdo que cuando se presentó Luces Rojas en el festival de Sundance, Rodrigo me llamó para decirme que una de las cosas que más comentaban en el festival, era ese momento en el que Robert de Niro delante de la cámara, dobla una llave de una forma muy espectacular, muy a lo Uri Geller, y Rodrigo les explicaba a los periodistas del festival que eso no era un truco de cámara. Que la gente que estaba en el plató en ese momento, grabando la escena, estaba viendo lo mismo que estaban viendo los espectadores. Que ahí no había ningún truco de edición. 

Ese fue un efecto de doblaje de metales que le enseñé a Robert de Niro en su caravana, allí mismo, sobre la marcha, porque eso no estaba planteado en el guión inicial, fue una cosa que surgió cuando Rodrigo vio ese efecto. Claro, las rutinas de prestidigitación requieren un tiempo, no es algo que puedas improvisar. Cillian Murphy fue un alumno aventajado porque, además esto es algo que me dijo Rodrigo en su día, me dijo: “estos actores de Hollywood no están allí gratuitamente”. El me decía que son como esponjas, que lo adsorbían todo. Yo puedo dar fe de que realmente en el caso de Cillian o en el caso de Robert de Niro, que son con los que yo trabajé, eran auténticas esponjas, con una capacidad de aprendizaje realmente sorprendente y cuando Rodrigo me dijo eso, ¿Tú podrías enseñarle eso a Bob?, recuerdo que le dije ¿Cuántas semanas tenemos? Y me dice: “Tienes 40 minutos”. Y en esa escena cuando aparece en la película Luces Rojas, a pesar de que lógicamente el encuadre solamente es ese primer plano de Robert de Niro, haciendo ese espectacular doblaje de metales, yo estaba a un metro de él supervisando sobre la marcha como se tenía que hacer esa rutina, y creo que al final quedó bastante bien…


0 comentarios:

Publicar un comentario

COLECCIÓN CUADERNOS DE CAMPO

COLECCIÓN CUADERNOS DE CAMPO

.