LIBROS DE MANUEL CARBALLAL EN AMAZON


.

sábado, 11 de abril de 2020

EGIPTO: LOS NADADORES OLÍMPICOS DEL DESIERTO



Cuando yo llamo “fotos prehistóricas” a las pinturas rupestres y a los petroglifos, lo hago especialmente pensado en este sitio arqueológico tan inaccesible como fascinante. La llamada “roca del arte” de Gilf Kabir acoge metros y metros de pinturas, en perfecto estado de conservación, probablemente realizadas en distintos momentos, y por individuos diferentes, debido a la superposición de varios estilos artísticos.


Allí aparecen las primeras escenas de “natación olímpica” de la historia, por ejemplo. Sí, si, he escrito bien. Escenas de nadadores en medio del desierto del Sahara. Y también escenas de caza, danza, y vida cotidiana. Animales selváticos, como jirafas, antílopes, o elefantes, muy similares a los que había visto, en el extremo opuesto del Sahara, en las cuevas rupestres de Mauritania, que evidencian que en otro tiempo aquel mar de arena fue una zona tropical, con ríos, lagos o mares en los que se podría practicar la natación.

Aparecen también figuras de “cabeza circular” idénticas a las de Tassilli-n-Ajjer, que harían las maravillas de Erich von Däniken y de cualquier ufólogo moderno, si hubiese llegado hasta aquí. Individuos provistos de “antenas”, o más probablemente cuernos, que sin duda representan al “shaman” o brujo, como en todas las pinturas rupestres del mundo. El humano que viaja al mundo de la magia… a veces literalmente. Sin embargo reconozco que esos grupos de antropomorfos, rodeados de infinidad de manos humanas “calcadas” en la pared, y en todo tipo de situaciones, pueden ser objeto de las interpretaciones más liberales. Como las de Tassilli. Incluso algunos autores han especulado con la teoría de que los autores de las pinturas rupestres de Tassilli fuesen esclavos o nómadas llegados desde Egipto.

Muy cerca de la “roca del arte” de Gilf Kebir el viajero puede contemplar las cicatrices en la tierra, originadas por proyectiles llegados desde otros mundos. Son los más de 100 cráteres, de entre 2 y 2000 metros de diámetro, descubiertos recientemente por Philippe Paillou, de la Universidad de Bordeau, al analizar una fotografía por satélite de esta región. Según Paillou, los cráteres, que visitó posteriormente para su análisis, se deben a impactos simultáneos de meteoritos hace aproximadamente 50.000 años, originados por dos enormes objetos celestes que se habrían fragmentado al entrar en la atmósfera terrestre.

Todavía más al sur, y en dirección al templo de Abu Simbel, a solo 100 Km de esos dos maravillosos templos de Ramses II y en medio del desierto, se encuentra otro legado fascinante del pasado. Quizás la herencia de los primeros egipcios. Se trata de un complejo de monolitos, insignificantes prototipos quizás de los grandes obeliscos, que en estos mismos instantes investigan los arqueólogos Wendorf y Schid en un lugar llamado Nabta Playa. Esos círculos megalíticos son una especie de Stonehenge, pero en miniatura. Aunque los dos metros y medio de altura de algunos de los bloques, nos hace intuir el enorme esfuerzo que supuso su traslado y colocación. ¿Para qué? ¿Centro ceremonial? ¿Observatorio astronómico? Todavía es pronto para emitir conclusiones. Lo que puedo adelantar es que yo me he encontrado restos arqueológicos exactamente iguales a los de Nabta, a miles de kilómetros de Egipto y en otro desierto, el del Gobi. 




0 comentarios:

Publicar un comentario

LA VIDA SECRETA DE CARLOS CASTANEDA: ANTROPÓLOGO, BRUJO, ESPÍA, PROFETA.

LA VIDA SECRETA DE CARLOS CASTANEDA: ANTROPÓLOGO, BRUJO, ESPÍA, PROFETA.
PARA MÁS INFORMACIÓN Y Y COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

COLECCIÓN CUADERNOS DE CAMPO

COLECCIÓN CUADERNOS DE CAMPO

.