.

martes, 31 de marzo de 2020

LA REVISTA EL OJO CRÍTICO



¿Cuántos años llevas con El Ojo Crítico, Manuel?

-Me da hasta vergüenza. El pasado mes de Diciembre se cumplieron 27 años de la publicación del primer número de El Ojo Crítico. Ya vamos a por el 28, que se dice pronto. Hay que ser muy friki para llevar 28 años publicando un fanzine gratuito, a fotocopias, sobre temas de misterio. Pero bueno, ahí está, vamos por el número 91 que es el que estamos preparando ahora.

-Pero fíjate, Manuel, sigues publicándolo, sigues haciéndolo, sigue siendo gratuito y ¿Qué es lo que te mueve? ¿Cuál es la gasolina que digamos que hace que Manuel Carballal no se canse de esto y que siga mostrando esa pasión?

-Pues mira, os voy a ser supersincero. Cuando nació El Ojo Crítico, en 1992, yo era un crio… Claro, ahora es todo muy fácil,. Ahora puedes acceder a todas las publicaciones especializadas de los temas a través de Internet. Están todas digitalizadas, todas tienen página web, puedes acceder a los artículos. Pero en el año 92, poder acceder a un ejemplar de la Flying Saucer Review británica, o de la revista UFO, o de los boletines de la MUFON,  o del NICAP, o de la APRO de EEUU, o del Giornale dei Misteri de Italia, o de la Lumières dans la Nuit en Francia, era más difícil que ver a la Virgen de Fátima. O sea, aquello era un milagro. Porque tenían precios privativos. Para los que éramos estudiantes era imposible comprar una revista de esas extranjeras con los gastos de envío y demás. Entonces todos nosotros: Javier Sierra, Bruño Cardeñosa, Josep Guijarro, Vicente Moros, Pedro Canto, Carlos Fernández, Moisés Garrido y todos los de mi generación, empezamos a editar nuestros pequeños fanzines. Esas pequeñas revistas fotocopiadas y grapadas a mano. De hecho muchas veces me lo recuerda Manuel Berrocal. Él siempre me dice, como médico que tiene mi ADN, porque muchos de los ejemplares de El Ojo Crítico, llegaban literalmente con mi sangre. Porque, como al graparlos te pinchabas con la grapa, iban literalmente con tu ADN. Esto es así. Entonces empezamos a sacar estas revistas, yo lo confieso, mea culpa, porque teníamos la esperanza de que si se las enviábamos a las publicaciones extranjeras, aceptasen un intercambio. Y de hecho reconozco con orgullo que tengo un motón, bueno prácticamente toda la colección del Giornali dei Misteri o de la Lumières dans la Nuit y otras revistas, porque aceptaban que a la vez que yo les enviaba un ejemplar de El Ojo Crítico ellos me enviaban un ejemplar de su revista. Ya ves que el origen es muy poco romántico y es absolutamente interesado. Pero con el paso de los años, como El Ojo Crítico se fue definiendo como una publicación más escéptica, que se ocupaba un poco del lado digamos menos amable del mundo del misterio, nos fuimos especializando en fraudes, en estafas, en los casos más incómodos del mundo de las anomalías, poco a poco fueron sumándose colaboradores que nos mandaban trabajos que no podían publicar en las revistas comerciales. Porque a los aficionados al mundo del misterio no les interesa la verdad. A la inmensa mayoría de los aficionados a estos temas les interesa pasar miedo, el tema del suspense, reafirmar sus prejuicios o sus creencias apriorísticas sobre la vida después de la muerte o sobre las visitas extraterrestres. Y El Ojo Crítico, no va por esa línea… Antes existían un montón de lo que llamamos revistas técnicas.  Como Psi-Comunicación, o como los cuadernos de Hypergea, o como Papers d´OVNIs, que eran revistas críticas. Revistas más técnicas que iban dirigidas a los investigadores pero no a los aficionados en general. Y todas ellas fueron desapareciendo. De hecho todas han desaparecido. Solamente queda El Ojo Crítico. Y con los años empezamos a recibir trabajos que son auténticas tesis doctorales. Bueno, a veces verdaderas tesis doctorales. Hemos publicado algunas. Trabajos de 40, 50, 60 páginas, que lógicamente no se pueden publicar en una revista comercial. No solo porque el contenido sea muy desmitificador, sino por la extensión. Y al final solo quedó el Ojo Crítico. El número 0, publicado en el año 1992, tenía 4 páginas. El último número tiene 150, ¡imagínate! Ha ido creciendo no solo en cantidad sino en la enorme calidad de los trabajos que nos mandan y ya solo por eso merece la pena que siga existiendo. Bueno te diré que Mikel no solo ha colaborado, participa y participará en la revista impresa. Porque además, yo creo que otra de las cosas simpáticas de El Ojo Crítico es que nos negamos a ser  solo una página web y sigue saliendo la edición en papel con gran sufrimiento y gran coste. Pero sigue saliendo la edición impresa. A además Mikel también participó en aquel primer congreso solidario de El Ojo Crítico, que fue cuando yo pude conocerle. Un congreso que organizamos hace muchos años con varios catedráticos universitarios, con un ilusionista, que es algo que se echa mucho en falta en el mundo del misterio, porque es fundamental que haya un ilusionista cerca…

-Bueno y luego además nos une una gran amistad con otra C que yo no sé si sería bueno o malo llevarle a la mesa, porque podría llegar a ser dinamita, que es el amigo Cuevas.

-Bueno el  amigo Cuevas siempre que hace acto de presencia, es para bien. Es verdad que es casi tan insoportable como Bruno Cardeñosa, pero para bien, ja, ja. Para bien porque siempre aprendemos cosas con él, yo más que nadie. Porque reconozco que me pone muchas veces en mi sitio y aunque tienes muchas veces el primer cabreo del momento, normalmente Cuevas como Bruno, siempre tienen razón.

-Siempre digo que David, David Cuevas, es una persona que une ¿eh? Hasta que punto une. Siempre digo que en mi vida, David Cuevas me ha unido a muchas cosas. Una gran virtud y que siempre va por delante. En ese aspecto se parece mucho a ti, en qué vais siempre por delante, dando la cara y con la verdad por delante, o con vuestra verdad por delante, y eso, os hace únicos.

-Por eso solemos tener un ojo un poco más amoratado que el otro, un labio partido y nos falta algún diente, porque nos suelen partir la cara. Pero es verdad que David.., Yo creo que David Cuevas es uno de los valores que no se ha puesto en su justo lugar todavía en el mundo de las anomalías. Porque David, en sí mismo, es una anomalía, porque dice siempre la verdad y no hay nada más políticamente incorrecto que alguien que dice siempre la verdad. O sea, David te dice lo que piensa. El mundo de las anomalías no es una excepción, en el que, como en todos los mundos, hay mucho de vanidad. Y no todo el mundo encaja que alguien le ponga delante del espejo y le saque sus errores o sus miserias. Hay que tener unas buenas agarraderas. Y en ese sentido yo creo que David Cuevas es absolutamente único. Porque, con razón o sin razón, que suele ser con razón, siempre te dice lo que piensa. Pero no todo el mundo, en este campo de las anomalías o del misterio, está dispuesto a encajar la crítica. Y por eso yo creo que David, algún día, tendrá que reconocérsele que es el mejor, entre otras muchas cosas, para mi, y lo he dicho siempre, es el mejor entrevistador del mundo del misterio. Yo no he conocido, con todo el cariño lo digo, ¿eh?, nadie como él. Porque los quiero a todos con locura, pero ni Bruno Cardeñosa, ni Miguel Blanco, ni nadie, le llega a la suela de los zapatos a David Cuevas a la hora de hacer una entrevista. Porque David, no tiene filtros. David pregunta lo que todos queremos saber como oyentes, pero nadie se atreve a preguntar. David es el único que le preguntó a Juan José Benítez por el fraude de Mirlo Rojo, David es el único que le preguntó a la cara a Sixto Paz por lo que cobró en La Máquina de la Verdad cuando salió que mentía. Eso no lo hace nadie. Nadie tiene los huevos de David para hacer estas cosas y yo creo que algún día eso se tendrá que reconocer.

-Claro que sí, desde luego. Yo lo he hablado algunas veces con Mikel, que estás tú, está David, está Bruno a veces también… sois bastante “destroyers” con esto, porque no os importa nada más de que salga la verdad, aunque rompáis sueños, aunque rompáis historias que llevan 20 años dando vueltas por las publicaciones. Pero esto Manuel, a ti, que eres más veterano, no te estoy llamando viejo ni nada, ¿eh? Pero bueno…

- Puede, puede, es la verdad… ¿que le vamos a hacer?

Fragmento extraído de la entrevista realizada a Manuel Carballal 
en el programa radiofónico "Luces en el Horizonte". 
Dirigido y presentado por Luis Martínez Vallés.
29 de Marzo de 2020.

El Ojo Crítico  (EOC) es la única revista técnica sobre anomalías publicada en habla hispana. Editada y distribuida de forma gratuita desde 1992, se ocupa de los aspectos menos amables del mundo del misterio.

Dese 1992, poco a poco, EOC ha ido reuniendo a las firmas más prestigiosas en la investigación crítica de las anomalías, convirtiéndose finalmente en el medio de comunicación más prestigioso e influyente de la comunidad de investigadores hispanoparlantes.  Entre sus colaboradores José A. Caravaca, Óscar Fábrega, D. Pastor Petit, J.J. Montejo, Dr. Antonio Piñero, Dr. Fco. Rubia, Javier Sierra, Beatriz Erlanz, Moisés Garrido, Débora Goldstern, David Cuevas, Dr. Fernando Rueda, J.J. Sánchez-Oro, Chris Aubeck, Lourdes Gómez, Carlos Fenández, Miguel Pedrero, V. Pérez Baeza, Clara Tahoces, Andreas Faber-Kaiser, Jesús Ortega, Mercedes Pullman, Scott Corrales, Diego Zúñiga, Yvan Figueiras, M. Ángel Ruiz y un largo etc. Todos ellos han aportado siempre sus trabajos de forma gratuita, altruista y desinteresada. Haciendo de EOC la única publicación en lengua española dedicada íntegramente a la investigación crítica y escéptica de los llamados fenómenos anómalos.

De hecho, durante estos años, EOC se ha caracterizado por publicar extensas investigaciones y tesis sin límite de páginas y de contenido técnico o desmitificador, que no se publican en ningún otro lugar. Y por resolver falsos misterios y denunciar fraudes. Entre otros: El caso Anne Germain (EOC nº 78), el yeti de Formigal (80), el “OVNI” gallego y otros fraudes virales (63),UMMO (20, 77 y 79),    la abducción de Xavier C. (74), los drones de California (71), el fraude del movimiento “escéptico” (69), la piedras de Ica (68), el “OVNI” de Félix Rodríguez de la Fuente (67), el “gnomo” de Girona (56), el caso Amaury Rivera (4), el caso Ricardo Schiariti (18), los falsos OVNIs nazis (4), el caso Daro (9 y 10), el “astronauta” de Fergana (53), los “diablos” vudú de Haití (22), el caso Stephen Michalak (85/86) y un largo etcétera.

Sin embargo EOC también publica los casos que, una vez severamente investigados, no han conseguido ser explicados satisfactoriamente, como el Informe Nina Kulagina (72), el caso Red Eyes (76), el informe Mónica Nieto (27 y 28), los experimentos de Daryl Bem (87), etc.

En 2005 una fuente directa del proceso de desclasificación OVNI en España escogió a EOC para recibir cientos de documentos oficiales sobre OVNIs no desclasificados. Fruto de esa filtración, que se mantuvo durante años, fue “UFOLEAKS: los documentos secretos del Gobierno español sobre OVNI”. Primer libro autopublicado por El Ojo Crítico, con una documentación militar sobre el fenómeno OVNI que todavía hoy sigue siendo materia reservada…

Puede accederse a gratuitamente a los contenidos de EOC en 

Y consultar los números atrasados en 





0 comentarios:

Publicar un comentario

COLECCIÓN CUADERNOS DE CAMPO

COLECCIÓN CUADERNOS DE CAMPO

.